Nos vemos en clase...

martes, 18 de abril de 2017

GIMP: primeros pasos

Para aumentar o disminuir una fotografía podemos hacerlo directamente desde el teclado con las teclas + y -.

Para mover la fotografía debemos mantener presionada la barra espaciadora.

Rotar una fotografía si está torcida: Elegir la herramienta girar en la caja de herramientas. Podemos usar una guía como referencia (las guías se sacan pinchando encima de las reglas y arrastrando hacia la fotografía).

Recortar, de nuevo en la caja de herramientas. En este caso seleccionamos la herramienta de recorte (un cuter) y ajustamos a nuestro gusto.

Ajustar los niveles de la fotografía para que la gama cromática vaya del blanco al negro (siempre que nos interese). Está en el menú colores, niveles. Sólamente tocamos los triángulos laterales que están a los lados del histograma de la fotografía.

Por último, curvas (colores - curvas), donde aclaramos u oscurecemos un poco la foto (tirando de la cuerda hacia arriba o hacia abajo), creamos o quitamos algo de contraste (dividiendo la cuerda en dos y moviendo cada parte arriba o abajo), y/o  protegemos alguna zona, clara u oscura, mientras trabajamos sobre el resto (marcamos un punto cerca de las luces o cerca de las sombras, y movemos el resto de la cuerda).

Otras dos herramientas son:

En caso de querer pasar la fotografía a blanco y negro, ir a menú colores, elegir desaturar. Nos dará 3 opciones. Elegimos la que más nos guste. Será una u otra dependiendo de la fotografía.

Podemos saturar más los colores en menú colores, tono-saturación.

GIMP: organizar nuestro espacio de trabajo

Los menús más importantes a tener en cuenta:

 - Imagen y colores, donde están las opciones sobre las que trabajaremos en nuestras fotografías.
 - Ventana: dialogos empotrables: historial de deshacer, capas, histograma,...
 - Selección: funciones nada e invertir.

Las herramientas del menú herramientas las podemos ver y usar en la caja de herramientas. Al elegir cualquier herramienta comprobaremos que en al parte de abajo se despliega un submenú.



El menú filtros nos permite “jugar” con nuestras fotografías.

lunes, 20 de marzo de 2017

LA PROFUNDIDAD DE CAMPO Y LOS OBJETIVOS

LOS OBJETIVOS

El objetivo hace posible que nitidez y luminosidad no sean opuestas en la fotografía. Proporciona una imagen más libre de aberraciones ópticas, gracias a la evolución de la óptica y a que se incorporan diferentes grupos de lentes (convergentes y divergentes) que contrarrestan las aberraciones. 


La principal diferencia entre los diferentes objetivos que vamos a encontrar en el mercado, es la distancia focal.

La distancia focal es la distancia que hay entre el sensor y el centro óptico donde convergen los rayos de luz reflejada que entran por el objetivo. Esa distancia es expresada en milímetros.

Una distancia focal larga (200mm) acercará el objeto ya que tiene un ángulo de campo más estrecho que uno de distancia focal más corta.
TIPOS DE OBJETIVO

Objetivo gran angular 16mm – 35mm
Abarca mucho ángulo de visión y tiene mucha profundidad de campo pero debemos tener cuidado ya que deforma la imagen en las esquinas. Cuanto más nos acerquemos al motivo a fotografiar, más se nos deformará la imagen.  
Es perfecto para fotografiar espacios grandes, paisajes o arquitectura.
Podemos diferenciar entre súper gran angular (16mm-24mm) y gran angular (24mm-35mm).

Objetivo normal 35mm – 50mm
Nos proporciona un ángulo de visión muy parecido al de la visión humana por lo que no tiene deformaciones en la imagen. Resulta muy versátil y luminoso.

Teleobjetivo 70mm en adelante.
Estos objetivos nos permiten acercar los motivos que queremos fotografiar y poseen poca profundidad de campo,
Distinguiremos entre teleobjetivo corto de 70mm-200mm y teleobjetivo largo de 200mm en adelante.

OTROS OBJETIVOS

Objetivo ojo de pez 6mm-16mm
Suelen ser muy luminosos y ofrecen una enorme distorsión de imagen, característica de este tipo de objetivos.
Objetivo zoom o todoterreno:
Nos ofrecen diferentes distancias focales en un mismo objetivo haciéndolos muy versátiles sobre todo para aquellos que quieran ahorrar peso aunque la calidad sea peor que en un objetivo fijo.

Cuanto más zoom hagamos, más luminosidad o diafragmas perderemos.

Objetivo macro:
Son objetivos muy luminosos. Su particularidad es la poca distancia de enfoque que nos permite para fotografiar elementos muy pequeños con un gran detalle.
La profundidad de campo en estos objetivos es muy pequeña.
Multiplicadores y tubos de extensión:
Si no queremos hacer una gran inversión en objetivos, siempre nos queda esta opción.
Los multiplicadores son adaptadores que se encajan en nuestro objetivo multiplicando su distancia focal para convertirlo en un teleobjetivo.
Los tubos de extensión, se colocan en nuestro objetivo para conseguir la distancia de enfoque de un objetivo macro.
Debemos tener en cuenta que esos accesorios hacen que nuestra imagen pierda calidad e iremos perdiendo luminosidad cuantos más tubos adaptemos a nuestra cámara.

Efecto angular-tele: El efecto angular aleja los planos entre si por lo que da la sensación de mayor profundidad, mientras que el efecto tele es el contrario por la compresión entre los planos.

PROFUNDIDAD DE CAMPO: La definiremos como la distancia por delante y por detrás del objeto que fotografiemos que aparece enfocada.

En la profundidad de campo influyen tres factores:
- El diafragma: Cuanto más abierto esté, menos profundidad de campo obtendremos.
- La distancia: Cuanto más cerca esté el objeto a fotografiar, menos profundidad de campo tendremos.
- El objetivo: Cuanto más zoom o teleobjetivo utilicemos, menos profundidad de campo obtendremos.


lunes, 13 de marzo de 2017

Algunos artículos sobre composición

En este caso no os pongo una entrada propia porque considero que estos artículos cubren perfectamente todo el contenido que considero importante. Todos los términos en mayúsculas os llevarán a un enlace sobre dicho tema. 

Hemos hablado de la PROPORCIÓN AUREA.

Posteriormente hemos hablado del PUNTO, las LÍNEAS, los TRIÁNGULOS y el ESPACIO.

Sin olvidarnos de la importancia del PESO VISUAL o del CENTRO DE ATENCIÓN.

Por último, hagamos un resumen de cosas a tener en cuenta a la hora de COMPONER.

NOTA: Uno de los artículos no es del todo correcto. ¿De qué artículo se trata?

Terminología

PUNTO
- Elemento pequeño que llama la atención.
- Crea espacios.

LINEAS
- Ayudan a dirigir el ojo en la foto.
- Sucesión de varios puntos o una línea real.
- Horizontal: estáticas y dividen espacios.
- Vertical: algo más dinámicas y nos ayudan a parar nuestra mirada dentro de la foto. 
- Diagonal o curva: realmente dinámicas y nos mueven por la foto.
- Crean profundidad, dirigen por donde va el ojo.

FORMAS
- 2 o más puntos que no estén en línea recta.
- Triángulo: cuando es uno de los lados la base de la foto, da mucha estabilidad. 

ESPACIO
- Positivo: donde hay elementos. 
- Negativo: donde no hay nada determinado.
- Da sensación de profundidad. Permite al ojo atravesarlo, si está entre elementos. 
- Ayuda a separar elementos, evitando que se toquen. Les da su propio espacio dentro de la foto.

CENTRO DE INTERÉS
- Elemento que queremos resaltar en la foto dándole peso visual.
- Aislamiento. 

PESO VISUAL
- Característica que adquieren los diferentes elementos al llamar más o menos la atención.
- Tamaño.
- Color: cálidos más que fríos, pero sobretodo el color que contraste.
- Posición: derecha gana a izquierda. 
- Luz: por contraste entre luz y sombra. 
- Enfoque y desenfoque.
- Forma: una forma reconocible llama más la atención. 
- Textura: de nuevo por contraste. 
- Distribución: cuantos más elementos similares haya en una zona de la foto, más peso.


DISTRIBUCIÓN DE LOS ELEMENTOS
- A la hora de ver la fotografía percibir que hubo una intencionalidad en el encuadre elegido. 
- Ordenar las esquinas o bordes de una fotografía, especialmente inferior derecha.
- Ubicando un punto (con poco peso visual) equidistante a la esquina inferior derecha.
- Haciendo que una posible línea parta desde la esquina inferior derecha. 

EQUILIBRIO
- Simétrico.
- Asimétrico. 

domingo, 12 de marzo de 2017

Elementos a tener en cuenta

El primer elemento a controlar es el encuadre.

¿Qué elementos queremos introducir en nuestro encuadre? ¿Qué elementos queremos
destacar?

Encuadre Horizontal o Vertical, tenemos que valorar cuál será mejor en cada
momento.

Regla de Tercios: divide nuestra imagen en 9 partes iguales gracias a dos líneas equidistantes
verticales y otras dos horizontales.
Los puntos de intersección de las líneas son los lugares de mayor interés de nuestro encuadre, destacando siempre la derecha sobre la izquierda.
Con respecto a la línea de horizonte o cualquier otra línea horizontal de importancia debemos
hacerla coincidir con una de las dos líneas horizontales. Ej.: Si queremos un paisaje en el cual
tenemos cielo hay que decidir si queremos destacar éste o no, colocándolo en el tercio inferior
o superior

Regla de 5/8: Se usa cuando deseamos realizar una fotografía a algo en primer plano.
Debemos situarlo algo a la derecha del centro de nuestro encuadre.

A la hora de componer una imagen podemos tener en cuenta diferentes opciones:

- Simetría: Es interesante pero suele resultar monótona si no se introduce un elemento
diferenciador que la rompa y de dinamismo.

- Textura: Da realismo, carácter y fuerza. Necesitaremos una luz homogénea y difusa que
permita ver los detalles.

- Líneas: El uso de las líneas (reales o imaginarias) es muy importante. Unifica las imágenes
llevando de unas partes a otras. Centran la atención donde queremos. Una línea vertical da
sensación de dinamismo al contrario que una horizontal, estética. La línea diagonal estará
entre una y otra.

- Ritmo: Se crea por la repetición de líneas, formas, elementos,...Como la simetría se debe introducir un elemento diferenciador.

- Ángulo o altura de la toma. Buscar nuevos ángulos de toma (desde abajo o arriba) puede ser
muy interesante permitiéndonos descubrir cosas nuevas que no habíamos visto. Si
exageramos la toma disparando desde muy abajo o muy arriba conseguiremos deformar lo
que estemos fotografiando. En el caso de una fotografía de paisaje también podemos cambiar
la altura de la toma. Si bajamos la cámara a la altura del suelo conseguiremos dar a nuestra
fotografía sensación de “lugar”, de estar “allí.”.

- Tono: Representa y da sensación de volumen.

Clave alta o baja: podemos disparar subexponiendo o sobreexponiendo para conseguir aclarar u oscurecer mucho la toma y que solamente destaquen los elementos esenciales del personaje.

Luz y sombra:

- Luz directa con sombras marcadas que eliminan el detalle de las sombras.
- Luz difusa que permite ver los detalles de las sombras.
- Luz lateral refuerza el contraste y alarga las sombras.

La diferencia entre una luz dura y una luz suave está en las sombras que forman. La luz dura,
como la de un día soleado, nos dará unas sombras muy fuertes y con poco detalle. Por el
contrario, la luz de un día nublado, luz difusa, nos permitirá ver el detalle de estas sombras.
Por lo tanto, aunque estamos acostumbrados a que un buen día es también bueno para la
fotografía, en realidad no suele ser así.


miércoles, 1 de marzo de 2017

Fotografía digital

En la fotografía digital podemos diferenciar en dos grandes grupos de cámaras digitales: compactas y réflex. Sus propias características técnicas permiten hacer una clara distinción basándonos en criterios tan claros como los objetivos intercambiables, el espejo réflex, o el tamaño del sensor, entre otros. Aunque son varios los términos afines a los dos grupos.
Píxel (del inglés "picture element"): Cada uno de los elementos que conforman la imagen digital. Para hacerse una idea visual de su naturaleza, se puede comparar con los mosaicos formados por pequeñas piedras de colores. El hecho de que no los percibamos como unidades independientes, si no como un conjunto, se debe a una limitación de nuestra visión que nos da esa sensación de continuidad.

Es importante establecer la diferencia entre los píxeles como elementos de la imagen (los que se ven al ampliar la imagen en el ordenador) y los píxeles como dispositivos físicos capaces de captar la luz dentro de la matriz de un sensor digital (fotodiodos).
Megapíxel: Tamaño de las imágenes generadas al fotografiar. Una cámara de 6M, quiere decir que es capaz de generar imágenes que tienen un tamaño de 3.000 por 2.000 píxeles.

Resolución: Esta relacionada con la calidad y el tamaño. A mayor resolución, menor tamaño, y viceversa. Por otro lado, con el mismo tamaño, a mayor resolución, más calidad. La calidad también viene dada por muchos otros parámetros como la lente, tipo de sensor, ruido, rango dinámico, profundidad, procesado…

Sensor Digital: En la fotografía digital la luz sigue siendo la base. Lo que ocurre es que se ha sustituido un soporte fotosensible (la película de sales de plata) por otro soporte, el sensor digital. De este modo, la luz penetra a través de la lente y llega al sensor en mayor o menor cantidad dependiendo de la velocidad de obturación y el diafragma que se haya seleccionado.
El sensor digital es un conjunto de celdas que tiene en su interior silicio, que es fotosensible y reacciona ante la luz proporcionando una carga eléctrica proporcional a su nivel de intensidad en cada uno de estos fotodiodos. Cada fotodiodo genera un píxel aunque no en todas las cámaras.

Para convertir de analógico a digital se utiliza el ADC, conversor analógico digital, que coge la carga eléctrica de cada punto, fotodiodo y lo traduce en ceros y unos (8 ceros y unos), 8 bits.

Si fuera un ADC de 1 bit, sólo podría asignar dos valores: 0 ó 1, presencia de luz o ausencia de ella. Un ADC de 8 bits genera valores de 8 cifras, por lo que combinando ceros y unos podemos obtener un total de 256 resultados. 256 valores que equivalen a la cantidad de grises que el ojo humano es capaz de distinguir en una imagen.

El silicio es monocromático, reacciona solo a un color. La imagen en color, tal y como nosotros la vemos, está compuesta por tres canales: rojo, verde y azul (RGB), los conocidos colores primarios, cuya adición da como resultado el blanco.

Tamaño del sensorUna gran parte de los fabricantes de cámaras digitales a la hora de indicar el tamaño de captador empleado en el modelo en cuestión suele emplear un lenguaje críptico, expresando el tamaño en fracciones de pulgada ("). Una pulgada equivale a 2,54.
Los sensores de las réflex digitales son más grandes que los de las compactas, por lo que los fotodiodos también. Aunque tengan los mismos píxeles, la calidad será mayor al tener el diodo más grande y por tanto con más información.